LA TORRE DEL RELOJ > Relatos y Arte

Mordheim y Cierzo! (Campaña 2017)

<< < (3/3)

Drawer:
HERALDOS DEL CAMBIO - Parte II

El plan inicial había sido camuflarse entre los nativos, aunque claro, cuando delegas en un desquiciado demonio maquinador una tarea, hay que tener mucho cuidado con las palabras que utilizas. Las de Tvakh habían sido “Camúflanos para que jamás sospechen de nuestra demonicidad” y, efectivamente, nadie lo pensó. Simplemente fueron atacados por que iban disfrazados de un liche y sus no muertos…

Tras una suerte de hechizo que acabo con el enemigo de forma inesperadamente efectiva, se acercaron al estanque. Tskiv-Ar E’Empreh, el intocable, afirmaba que esas aguas eran claves para “la liberación”, junto con un ojo de goblin (obtenido para desgracia de Ozú…).
En cuanto los demonios tocaron el estanque, se desmaterializaron y quedaron atrapados en un plano entre los reinos del caos y la ciudad maldita, un lugar oscuro donde el tiempo pasa varias veces más lento y está habitado por primitivas criaturas carentes de cualquier atisbo de inteligencia.

Tskiv se quedó mirando como el resto de la banda desaparecía, mientras era maldecido e insultado en antiguas lenguas jamás oídas por mortal alguno. Cuando el último de sus compañeros demoniacos se desvaneció, conjuró un hechizo empleando el ojo de goblin y una pluma de su líder, Tvakh, para crearse un inusual traje de carne, el cuál se puso y marchó feliz, dando saltitos sobre el destrozado pavimento de la ciudad en ruinas.

(Continuará...)

Drawer:
HERALDOS DEL CAMBIO - Parte III

Fue una noche oscura, a eso de las 9 de la noche, casi un mes desde la desaparición de los demonios, cuando un hombre de débil voluntad se acercó a beber al estanque y vio reflejadas en las aguas promesas de gloria y poder. 99 minutos más tarde, los 9 compañeros del hombre habían sido sacrificados en un inexplicable ritual y su alma había sido consumida.

Pese a que el encantamiento de Tskiv el intocable impedía la manifestación física del resto de demonios de la banda, el cuerpo del incauto humano era controlado por Tvakh y el juego empezaba de nuevo.

Tvakh se informó cuanto antes de los diversos rumores que corrían por la ciudad y le resultó evidente bajo que forma se había ocultado su traicionero oráculo. Hay que mencionar que para soltar la lengua a los asiduos de la taberna vino muy bien el oro conseguido de vender una pistola (maldita, no hay perder las buenas costumbres) a un tal Fumé Strike.

Un chivatazo y tres días después, Tvakh se encontraba en la plaza del Verdugo. Se encontraba entre las gentes que aguardaban la ejecución de cierta bruja que había aparecido en el último mes por la ciudad. Muchos de los presentes se extrañaron de que estuviera comenzando a nevar. Sin embargo, no era el caso de Tvakh, quien sentía el flujo de magia del coro de demonios pasando a través de él y dirigiéndose a las nubes. También se había encargado de dar aviso a ciertos grupos que podrían estar interesados en los servicios de una poderosa bruja y no era cuestión de que llegasen con la fiesta ya terminada.

(Continuará)

Drawer:
HERALDOS DEL CAMBIO - Parte IV

Había habido muertes innecesarias, miembros cercenados e individuos traumatizados de por vida, es decir, todo como estaba planeado. Los últimos compases del enfrentamiento sucedían a unos pocos metros de la hoguera.

Mientras, al otro lado del fuego, oculto tras la columna de llamas, una figura cada vez menos humanoide miraba fijamente al interior.
“Tskiv-Ar E’Empreh, rómpelo o vas a arder para siempre.”

Sonaron unos extraños ruidos entre el crepitar de las llamas y un plop como cuando se estalla una burbuja. La espalda de la figura que miraba las llamas se abrió en dos y dejo salir una extraña criatura con pico, plumas y tentáculos, notablemente más grande que el revoltijo de huesos, sangre y músculos que se movía a sus pies. Cogío con una mano los restos, a los que susurro malévolamente antes de arrojarlso al fuego:

“Nunca debiste haber mirado en el estanque, pero tal y como se te prometió, te creeran alguien poderoso... Cuando encuentren tus restos...”

Una gran columna de fuego se levanto e inmediatamente al lado de Tvakh apareció otro ser similar, pero algo más pequeño y con menos rasgos aviares. Ambos se adentraron en la ventisca hasta desparecer.

Navegación

[0] Índice de Mensajes

[*] Página Anterior

Ir a la versión completa